PARA QUÉ TITULAR ERRORES, CAPÍTULO 6.

6 Bueno para nada

Salí por fin del bar. Aún se veía gente sobresaltada por la calle, pero no el que yo buscaba. De hecho, no estaba ni siquiera Román, que seguramente había salido detrás de Mario. ¡Qué mal hice en cortarme las uñas esa mañana! Ahora que las necesitaba para mordérmelas no las tenía. Estaba nerviosa perdida por no haber pillado a Mario y es que el jefe diría que somos unos buenos para nada.

Al fin vi a Román al doblar una esquina de la calle y vislumbré una sombra que tenía al lado, la sombra de una gabardina. Cuanto más se acercaba más me excitaba, ¡Román lo había atrapado! O no… Era difícil de ver a esa distancia. Se acercó más y vi que la gabardina la llevaba Román agarrada de la solapa. Tal vez lo traía a rastras… No. Cuando se acercó más vi perfectamente la expresión de Román y que la gabardina caía como cualquier otra prenda de vestir sin persona puesta. Al estar a un metro de mí, me mostró el chip sin mediar palabra. Se acercó a un contenedor cercano con la chupa y la tiró con rabia. La verdad es que yo también estaba mosqueada.

–¿A quién se le ocurre armar tal barullo? –Estaba realmente enfadado.

–¡Fue Mario! Me vio, se ve que me conoció y al salir armó el griterío.

–Tal vez tenía que haber entrado yo.

–¿Es que no tenías la pistola en la mano o estabas hablando todavía?

–Lo que ha pasado es que han salido todos a la vez y no iba a disparar a lo loco. ¿Y si me cargaba a alguien?

–Una rata menos en el mundo

–¡Pero aunque sean unas miserables ratas siguen siendo personas!

En eso tenía razón: –Hienas miserables… ¿Qué le decimos al jefe? Se enfadará muchísimo.

Román cambió la dirección de su mirada. Observó crítico a su alrededor: –Si sabía que estábamos aquí es que alguien se lo ha soplado… Y no me gustaría estar en su punto de mira ahora mismo. Vamos al coche.

Mientras íbamos yo no dejaba de darle vueltas: –Cuando el jefe se entere…

–El jefe, el jefe… Ya estoy harto del tipo ese. Mucho mandar, mucho esto y mucho lo otro pero seguro que es un bueno para nada. ¿Lo has visto alguna vez en alguna misión? Lo único que se le da bien es echar tripa en ese sillón.

Por lo menos me hizo sonreír.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s