CHE ESCRITOR 3.

Che escritor 3

Charly: -¿Ya estamos otra vez? Vete antes de que me vuelvas loco.-.

Che: -¡Que no! Ésta historia está más elaborada. ¡Es mejor!-.

  -No pienso leerlo. Ahora no. Dime de qué va y en paz.-.

  -Es de un escritor que hacía poco había perdido la mano derecha.-.

  -Ahora se apuntará a un grupo de voleibol y ganará la copa mundial. –Comentó Charly sin ánimo.

  -¿Ya lo habías leído? –Pregunta Che extrañado.

  -No, pero sé que venía algo sin sentido. ¿Por qué no intentas ser otra vez Fernando Alonso?-.

  -Es que Calce no me deja su patinete… ¡Da igual! Sigo contándote; cuando gana la copa,  se hace famoso y  con el dinero que gana se compra una mano nueva y vuelve a escribir, como al principio. Pero de tanto escribir, ya que lo pilló con ganas, se le desgastó la mano.-.

  -Las manos no se gastan como las gomas de borrar, Che.-.

Che lo ignoró y continuó: -Estaba triste y no sabía cómo recuperar la mano otra vez, así que se puso a dibujar en una hoja vieja con la mano izquierda. Dibujó una mano y sin proponérselo, su mano derecha empezó a aparecer, pero era igual que la del dibujo. O sea, deforme. El escritor borró el dibujo y con la mano derecha hizo otra mejor. Entonces, la mano derecha cogió la forma de la que estaba en el papel.-.

  -Eso es original. Queda bien.-.

  -Empezó a dibujar muchas cosas; comida, dinero, coches, motos, casas, mansiones, televisiones de plasma… Se volvió muy avaricioso y malo y ya nadie le quería, ni siquiera su hermano, que conspiró contra él, pues el escritor se había dibujado como dominador del mundo y eso era ahora. Le pegó un tiro al escritor, y éste, con la poca fuerza que tenía se dibujó en un hospital para que lo curaran. Pero había sido muy malo, así que no le curaron y se murió.-.

  -Dentro de lo que cabe en tu mente, la historia no está muy mal.-.

  -¿¡Te gusta!? –Preguntó incrédulo e ilusionado Che.

  -Sí. No está mal.-.

  -La verdad es que… He cambiado algunas cosas mientras leía.-.

  -¿Qué tipo de cosas? –Pregunta Charly titubeando.

  -Es escritor en realidad era zurdo.-.

  -¿Y para qué quiere entonces la mano derecha para escribir?-.

  -Y… Su hermano le disparó un grano de arroz con una cerbatana.-.

  -¿Un grano de arroz? ¡Esto se veía venir!-.

Che continuó con inseguridad: -Y… La hoja vieja era una hamburguesa que había pedido a la nueva pizzería del planeta Júpiter. Dibujaba en ella con los sobres de kepchup.-.

Charly puso cara cansina y Che remató la faena: -Además el escritor se llama Charly…-.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s