CHE ESCRITOR 4.

Che escritor 4

Che: -¡¡¡Charly, Charly, Charly, Charly!!! ¡Tengo una historia!-.

Charly: -Yo pronto tendré histeria…-.

  -¡Esta es buena! Es sobre Emengardo, un señor rico.-.

  -¡Oh! Ciencia ficción –Dijo Charly con sorna- . ¿Se hizo rico criando burros?-.

  -Bromas a parte. Emengardo se compró una tele para su mansión.-.

  -¿Es que no tenía televisión o que?-.

  -Era muy rácano y no sabía lo que se perdía… Bueno, se pone a ver la tele y le gusta tanto que se abona al canal digital, al plus, al más y a cuatro o cinco más… ¿Podemos coger canales de ésos?-.

  -Sabes que no –Contestó tajante.

  -Al menos lo he intentado… Bueno, el caso es que le entra una quiebra y él no sabe porqué es y pide las facturas y resulta que… era de ver la tele tanto. Emengardo tiene que irse y empieza a trabajar de vagabundo.-.

  -“Vagabundo” no es un trabajo.-.

Che pasó por alto el detalle: -Él ve que no gana dinero y por eso prefiere hacerse ladrón, y con el poco dinero que tiene decide irse en avión a Rusia. En el avión le ponen una película y como él quiere escucharla pide unos auriculares, pero cuestan tres euros y no puede pagarlos. Pero tiene tantas ansias de ver la peli que le roba la cartera a uno de los pasajeros. Se iba a Rusia porque lo buscaban, robaba mal, así que el pasajero nota que le ha quitado la cucharilla del postre.-.

  -¿No le había robado la cartera?-.

  -La cucharilla también. El pasajero grita; “¡Ladrón!” y entonces un policía se levanta y lo coge pero le pasa algo raro y se mata en defensa propia.-.

  -Eso me lo vas a tener que explicar…-.

  -Es que tenía doble personalidad. Como el ladrón está perdido la única forma que tiene de escapar es irse, así que sale del avión y empieza a huir.-.

  -No es por nada, de verdad pero… ¿El avión no había despegado?-.

Che mira su historia: -Haré unos retoques… Emengardo se cae del avión.-.

  -¿No se había tirado?-.

  -¡Qué tikis-mikis eres a veces Charly! Emengardo “se tira sin querer pero queriendo” y cae al agua.-.

Charly sonríe maliciosamente: -¿En qué parte de Rusia?-.

  -¡Pues en la tierra…! (Glup, había caído en el agua…) En la tierra pero en un río en el que casi se ahoga. Lo rescatan y como se le han encharcado los pulmones se lo llevan a urgencias. Allí le abren los pulmones para vaciarlos pero Emengardo se había tragado unas crías de tiburón que nadaban en sus pulmones. –Charly se tapó la cara al tiempo que negaba con la cabeza- ¿Cómo que no? ¡Eso es muy creíble! ¿Acaso no te ha pasado alguna vez? Bueno, pues al final le salvan, pero uno de los médicos se queda manco. Uno de los tiburones era muy voraz. Cuando Emengardo empieza a recuperarse, los médicos le enseñan la factura, los policías su condena y a Emengardo le da un ataque al corazón y se muere. ¿Te ha gustado Charly?-.

Charly sonríe incrédulo: -¿De verdad quieres todavía en ser un gran escritor?-.

  -¡De los mejores!-.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s