CHE ESCRITOR 5.

Che escritor 5

Che volvió a escribir otra de sus historias y como de costumbre empezó a contársela a Charly: -Esta historia es sobre un pato que va a la guerra…-.

  -¿Va a la guerra porque es parte del menú?-.

  -¡Claro que no! –Che pareció ofenderse- ¿Desde cuándo se comen patos? No conocerás ni un plato con pato.-.

  -Pato a la naranja, es uno de los más conocidos.-.

  -¡No se lo van a comer! Bueno, pues el pato en uno de los entrenamientos, como no sabía disparar, se le desvió un poco el arma y se dio en la pata, así que se queda cojo. Ese mismo día lo mandan a pelear a él sólo contra un batallón.-.

  -Un pato contra un batallón… ¿No es un poco exagerado?-.

  -Ya, es que el pato estaba cojo, si no les hubiera ganado. Va a pelearse sin armas, porque les ha cogido miedo y entonces empiezan a perseguirle, pero no le alcanzan porque…-.

  -¿Cómo no van a alcanzar a un pato cojo?-.

  -¿Por qué no me dejas acabar?-.

  -Porque seguro que me saltas con alguna burrada.-

  -No, no era una burrada, era un ejército de tortugas. El pato, para alargar las distancias salta el Everest y las tortugas lo pierden.-.

  -¿Desde cuándo un pato cojo puede saltar el monte más alto del mundo?-.

  -Desde que las supernenas fueran hechas con gominolas y capaces de zurrar a los monstruos como si de hacer calceta se tratara –Charly no le pudo contestar-. Mi pato es más realista. Al saltar el Everest asustó a un grupo de ovejas carnívoras y se le tiraron encima para comérselo, pero como son tontas no acertaron con su objetivo y se empezaron a merendar a un lobo que las estaba acechando. El pato aprovecha y se va otra vez al cuartel. Allí le dan la enhorabuena por acabar con las tortugas, y es que habían conseguido seguirle, pero las ovejas eran mucho más sanguinarias. Al pato le dan una medalla en reconocimiento de su valor y le dicen que tiene que ir al infierno y cargarse al diablo para que todos sean buenos.-.

  -¿Y cómo llega el patito al infierno? ¿De un salto?-.

  -Claro que no. ¡Qué tontería! Lo que hace es salirse del ejército y les aconseja a los militares que envíen a las ovejas, así que le hacen caso y van a contratarlas.-.

  -¿Y qué ocurre?-.

  -Que al día siguiente el pato mira el periódico y en el titular pone que todo el ejército de todo el país ha desaparecido misteriosamente.-.

  -Estarían cansadas de pasto. Pobres. Qué hambre tenían –Dijo Charly resignado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s