PARA QUÉ TITULAR ERRORES, CAPÍTULO 20.

20 Deshonra

Estaba nerviosa. El jefe me había dicho que estuviera esperando en la sala de objetos perdidos y ahí estaba, en el parque buscando a Mario con un perro que sí, olfateaba con ahínco, pero para mear en los árboles.

  –Debería volver a la base. El jefe me ha dicho…

  –Tranquila mujer, que estamos de misión.

  –El que no parece que esté de misión es el perro. ¿Qué le has dado a oler? ¿Ardillas?

  –Teníamos alguna cosa de Mario, de antes de que tú entraras en el equipo.

  –¿Cuánta gente está investigando a Mario?

  –Pues la foral, la civil, el FBI…

  –Me refiero en nuestra organización –dije con tristeza mientras el perro estaba estático bajo un árbol.

Román se sintió incómodo: –Ya sabes que la organización no goza ahora de una gran… ¿seriedad? ¿reputación? Estamos en el mapa para decir simplemente que seguimos existiendo, que fuimos importantes. Al jefe le han dado carta blanca porque no creen que seamos capaces de hacer nada de provecho. Creo que de campo estamos tú y yo y bueno, con el jefe son dos los que hacen el papeleo. La verdad es que deja que desear todo ¡ESTOOO…!

El perro negro empezó a correr llevándose por detrás a Román, que no soltaba la correa por más escalones y piedras que le golpearan la cara. Hasta se comió un banco que el perro saltó con una elegancia rota por el agente que llevaba a rastras. Empecé a correr tras ellos, pero ese perro era condenadamente rápido. ¡Madre mía, hasta la carretera en rojo pasó!

Román gritaba nombres al azar tratando de encontrar el real mientras trataba de escalar por la correa con la malsana intención de placar al animal, y con más ansias asesinas cuando llegó a las patas traseras que lo golpeaban en una inocente brutalidad. ¿Habría encontrado el perro a Mario por fin?

Hubiera estado muy pero que muy bien, pero no fue así. Nuestro querido perro había seguido a una perra en celo. Y para más recochineo a una perra entrenada de los municipales que daban una vuelta rutinaria por la zona de colegios en busca de drogas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s