Hola, jefa #3

Hola, jefa.

Hoy he tenido un sueño hermoso. En realidad, era una imagen.

He visto una mariposa de cristal, volando de noche, brillando en colores vibrantes, como si un led solar cambiara de tono cada poco. Se alza, impertérrita, hacia el firmamento, donde se convierte en una estrella fugaz increíble.

Te voy a explicar todo el significado de esa imagen en pocas palabras.

Decenas, sino cientos de veces, me hablaste de las mariposas. Te gustaban mucho las de Urrizola, aquel pueblo en el que te criaste. Las enumerabas como estrellas, infinitas, hermosas, volando por todo el prado, llenando de color el césped, como si fueran flores en movimiento.

Eso es solo un detalle. Necesito más para convencerte… la mariposa es un símbolo de tu presencia.

Luisan, un buen amigo, cayó enfermo. Fuiste a verlo, con una diadema. Solías llevarlas cuando te tocaba un buen corte de pelo. Así podías recogerlo de alguna manera, tan loco como siempre. Pues bien, estuviste para saber cómo estaba. Desgraciadamente, fuiste lo último que vio. Tu recuerdo más increíble: confundió el adorno azul de esa diadema con una mariposa, antes de marcharse. ¿Recuerdas?

No pude creerme la lúgubre noticia, y no conseguí hacer nada para consolarte, pero dijiste, sin dudar, que nunca más ibas a llevar esa diadema. Por desgracia, a día de hoy, no sé dónde está. No sé qué hiciste con ella. Supongo tu dolor al verla.

Si aún no estás segura de ser tu símbolo, como también parece el de Maná… Todo lo brillante, lo comprabas. Para ti y tus hermanas… como esas balizas de mariposas solares.

El domingo, caminaba de noche por el campo, cuando vi dentro del invernadero un led. Me sorprendió advertir los colores difusos por el plástico… me acerqué a ver qué podía ser. Era una de las mariposas de luz que habías comprado. Me quedé sentada sobre la paja hasta ver su luz extinguirse. Al día siguiente, la pequeña plaquita solar la cargó de nuevo.

Fue como tenerte un poquito más cerca.

Si siguieras aquí, seguramente me tacharías de tonta al decirte que tu símbolo, sin duda, es una mariposa.

Jefa… no hace falta que te lo diga, pero cuando vaya al otro lado, si ha pasado mucho tiempo y mi memoria hace aguas, ven a buscarme con luz en tus alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s