LA GUÍA DEL CHIHUAHUA

Hola, soy Tania Can. Además de escribir, también tengo chihuahuas. Aquí te dejo una guía para que tengas unas bases sobre la crianza de un cachorrito. Espero te sean útiles.

ÍNDICE

1-Alimentación

2-Salud

3-Comportamiento

4-Adiestramiento

1-ALIMENTACIÓN

Los perritos se consideran cachorritos hasta que su cuerpo tiene la complexión del perro adulto.

En los perros de gran tamaño la edad en la que el perro deja de crecer puede superar la de dos años. Sin embargo, los perros de raza pequeña, como es el caso del chihuahua, al año ya tendrán prácticamente el aspecto de adulto. Incluso antes. Hay que tener en cuenta que primero crecen de alto, después de largo, y terminan ensanchando. Yo recomendaría que tomaran pienso de cachorros hasta que terminen de ensanchar los hombros.

Las hembras, con respecto al celo, pueden ser muy precoces. Esto no significa que una vez tengan el celo ya sean adultas. Para ellas recomendaría seguir el consejo del párrafo anterior.

Los cachorritos de poca edad no tienen la capacidad de generar grasa, por lo que, si comen de más, no hay mayor problema. Sin embargo, a partir de los 4-6 meses, su metabolismo cambia y empiezan a generar tejido adiposo. A partir de entonces será mejor medir las tomas diarias de alimento. Yo, a estos cachorros, les dejo toda la comida que quieren, pero puede darles de una a tres tomas diarias. Si tiene dudas consulte con su veterinario.

Los estómagos de los cachorritos son delicados, por lo que el cambio de pienso debe ser gradual. Recomiendo mezclar el nuevo pienso con el que están tomando actualmente para no crear desajustes intestinales.

Recomiendo darle de vez en cuando un poco de yogurt azucarado, por si se dan bajones de glucosa en los primeros meses. No tiene por qué ocurrir, pero siempre es mejor prevenir sustos. Los cachorritos son delicados y sobre todo los de tamaño pequeños. Los cambios bruscos de vida pueden alterar las funciones corporales. Esta es una sencilla forma de ayudarle al cuerpo a normalizarse.

En los primeros días es normal que tu nuevo cachorro haga las heces un poco blandas por el estrés que le causa el cambio de vida, la separación de sus hermanos, de la madre… Es completamente normal durante un par de días, pero si se alarga más, tiene sangre o cualquier otra anomalía por favor, consulta con el veterinario. Al ser animales pequeños, pueden deshidratarse rápidamente.

¿Qué pasa si no alimento a mi nueva mascota con el pienso adecuado?

Hay gente que no les da el pienso destinado a cachorros. Esto hace dos cosas. La primera, hace que el perrito crezca menos, pero debido a la segunda cuestión es desaconsejable, ya que crece menos debido a que su cuerpo no tiene los nutrientes necesarios para crecer con lo que puede dar futuros problemas de salud. Puede acortar sustancialmente su vida. Es recomendable dejarle al cuerpo crecer todo lo que su genética le tiene preparado, y evitar futuros problemas de salud. Cien gramos menos no merecen la pena, menos en estos perritos tan pequeños.

Es mejor no obsesionarse con el tamaño y tener una mascota saludable.

2-SALUD

Consulte todo lo que necesite con su veterinario. Yo solo marcaré cosas que recomiendo vigilar y que son indicativos de problemas en la posible salud de su chihuahua.

         -Vacunas:

Recuerde cumplir con el calendario de vacunas e ir a colocarle el chip y la vacuna de la rabia alrededor de los cuatro meses. Es imprescindible.

Los cachorritos no deberían olfatear orines de otros perros hasta que terminen el calendario de vacunación.

         -Desparasitaciones:

La desparasitación interna lo que hace es matar todos los parásitos que se pueden estar formando en el perrito. Como el ciclo de vida de la mayor parte de las lombrices y parásitos dañinos es de un mes. Hasta que al menos tengan seis meses es recomendable desparasitarlos una vez al mes con un producto adecuado que su veterinario le recomendará. A partir de entonces, si hay niños en la casa, es mejor seguir este protocolo. Si no se da el caso, entonces puede hacerse en un periodo de cada tres meses.

Si su veterinario le recomienda otra acción, sígala. Esta es la directriz que yo tomo, pero hay otras válidas.

         -Diarreas:

El primer día que llegue a casa es normal que el cachorro esté un poco raro y haga unas cacas un poco blandas, pero deberían cogerse sin problemas. Si son licuadas o tienen sangre, es indicativo de que algo no anda bien. Se pueden deshidratar fácilmente, así que se recomienda que no se espere y se vaya al veterinario.

         -Conocimientos básicos sobre la salud del perrito:

Hay unas señales para ir vigilando la salud de nuestro perrito. Esto vale para los perros de cualquier edad.

1-Para ver si un perrito está deshidratado, hay que coger la piel del cuello, girarla y soltarla. Si pronto vuelve a su ser, es que el perrito está bien. Si le cuesta, el perrito está deshidratado

2-Observe las mucosas de su perrito (piel del labio, encías, vulva). Es un buen indicativo para saber si el perro tiene anemia (si son blancas), alguna infección (si son rojizas) o si está todo bien (rosaditas).

3-Los perros tienen fiebre a partir de los 39 grados. 38 grados para un perro es un valor normal.

Si baja de los 37 acuda a su veterinario. Puede ser grave.

4-Vigile el pelo de su perrito. La capa de pelo debe ser uniforme, sin calvas, ni parásitos.

5-Si su perrito cambia de personalidad y se vuelve apático, aunque no tenga ningún otro síntoma, siempre es preocupante. Consúltelo con el veterinario.

6-Es necesario que su perrito no esté a oscuras la mayor parte del día. La ausencia de luz puede acarrearle raquitismo.

7-Hay muchas razas que tienen problemas de salud intrínsecos a su morfología. Los chihuahuas pueden sufrir problemas de bajón de azúcar, soplo y problemas respiratorios debido a su braquicefalia (Morro chato y stop de 90 grados). En mis perros adultos no hay constancia de este tipo de problemas. Sin embargo, está bien saber estos datos.

Otros problemas que pueden tener por su morfología, son úlceras e los ojos, porque los tienen saltones.

3-COMPORTAMIENTO

Un perrito no es un objeto hecho en cadena. Todos tienen su personalidad, su nivel de inteligencia, su resiliencia, dominancia y su forma de relacionarse con el medio. Aquí os nombraré las cosas más básicas y en lo que yo me he especializado a lo largo de los años. Recomiendo leer un libro llamado “las señales de calma” de Turid Rugaas o al menos ver el vídeo en YouTube, que os enseñará el idioma de los perros y a comprenderlos. Muchos de los problemas que existen entre la relación humano-perro es por la falta de comunicación y entendimiento, generalmente del humano hacia el perro.

Llevo mucho tiempo luchando contra el cliché de que el chihuahua es una raza pendenciera, ladradora y agresiva. Mis perros han trabajado como terapeutas para otros perros  con problemas de agresividad o miedos. He trabajado mucho para conseguir el comportamiento ideal del perro, pero sin comprensión y trabajo de parte de la familia del perrito el comportamiento puede variar de forma insospechada. Por eso pondré unas pautas sencillas para manejar fácilmente los mayores problemas que puede dar un cachorrito.

¡HAGAMOS DE NUESTROS CHIHUAHUAS LOS MEJORES PERROS DEL MUNDO!

1-Conducta higiénica:

Los perritos pequeños no controlan los esfínteres más de 4-6 horas hasta que no llegan a los 6-8 meses. Tenemos que aceptar este hecho y comprenderlo. Sin embargo, hasta que el perrito consiga controlar sus esfínteres, podemos enseñarle a que lo haga en un periódico o empapador. Para ello primero hay que poner una gota de amoníaco o el propio pis del perrito, para que huela y sepa que es ahí donde se hace. Nada más despertarlo y nada más comer y beber, lo pondremos en el periódico y esperaremos hasta que haga pis. No debemos jugar con él y si quiere salir del periódico debemos volver a ponerlo en él hasta que haga algo de pis y entonces felicitarle, darle cariño, premios… Lo que queramos, pero nunca antes de que haga sus cosas.

Si se equivoca, no nos enfadaremos. Untarle el morro, gritarle o pegarle creará miedo a hacerlo en casa, sí, pero también puede dar lugar a la coprofagia (comerse sus heces) o usar el orín en alfombras o camas como venganza. Si sabe que nos molesta, pueden usarlo en nuestra contra. Si nos enfadamos cuando hacen esto, curiosamente es una recompensa. No merece la pena llegar a estos extremos.

Cuando el perrito ya pueda salir a la calle, hay que tener en cuenta que los cachorritos no son capaces de centrarse en una cosa mucho tiempo, por lo que, al bajar a la calle, haremos lo mismo que con el periódico. Esperaremos quietos en alguna zona en la que queramos que haga sus cosas, y no le haremos caso, ni le dejaremos jugar con otros perros, hasta que haga sus cosas. En ese momento, siempre recompensaremos en la calle con algo que le guste mucho, y dejaremos de premiar en casa. Esos mismos perros a los que quería saludar serán un premio.

No se quitará el periódico hasta que estemos seguros de que hace todo en la calle y aguanta, que ya no necesita esta ayuda.

Es muy importante tener un horario al que el perro pueda atenerse. Esto es, sacarlo siempre más o menos a las mismas horas para que pueda aprender rápido a controlar los pises y cacas.

Otro punto a tener en cuenta es que en casa el perrito hará sus cosas lo más alejado de su cama y su comida. Si pones la cama en la cocina es posible que haga sus cosas en tu cuarto, por lo que se recomendaría dejar la cama cerca de la puerta de la cocina y cerrar la puerta para que no disponga de toda la casa hasta que controle y haga todo en la calle.

2-Lloros:

Los cachorritos lloran por muchas cosas. Lo que tenemos que tener en cuenta antes de empezar a tratar los lloros es…

         -Que las necesidades básicas estén cubiertas (hambre, sed, sueño, aburrimiento)

         -Que no estén enfermos, ni tengan dolor.

         -Que no se dé un sistema intermitente de refuerzo. Esto es MUY importante. Si los dos puntos anteriores no son el origen de que nuestro perrito llore, no tiene por qué llorar. Llora para llamar la atención. El refuerzo intermitente es cuando a veces llorar le vale, y otras no. NO LE TIENE QUE VALER NUNCA.

¿Cómo hacemos que deje de llorar?

Siendo consecuentes con nuestras acciones. Si los perritos no tienen por qué llorar, se les ignorará hasta que se callen. Al principio es doloroso, pero es la forma en la que aprenden. En el momento en el que estén un ratito sin llorar, les haremos caso. Este tiempo debe variar, porque pueden aprender a llorar y callar, por ejemplo, los diez segundos que contamos para volver a hacerles caso. Tras recibir el premio, repetirán la acción. Es su forma de conseguir recompensas. Esto hay que evitarlo, y cuanto antes se haga este ejercicio, mejor.

No caigamos en hacer este ejercicio la primera noche. Si llega la noche y no lo hemos practicado ni una sola vez, asegurémonos de que está muy cansado para que duerma de tirón y no moleste a los vecinos.

Una de las formas ideales de practicar este ejercicio es dejar sus cosas y la comida donde vaya a dormir y cerrar la puerta de esa habitación en un rato en el que el perrito no esté muy activo. Si no llora en unos minutos, entraremos y haremos algo que le guste. Si por el contrario, llora, esperaremos a que se calle y actuaremos como antes hemos citado.

3-Mordiscos:

La boca de los perros es como las manos de los niños. Una vez que los niños andan sobre sus piernas, lo tocan TODO. Por lo tanto, una vez que los perros tienen dientes, lo muerden TODO.

         -Para que no muerdan fuerte al jugar: Puedes controlar la intensidad de la mordida de esta forma. Si mientras juega, el cachorro te muerde fuerte, finge que te ha hecho daño, siéntete disgustado, y deja inmediatamente de jugar. Puedes intensificar el resultado si lo dejas solo, que sería lo ideal. Entonces pueden pasar dos cosas, que se conforme o que empiece a llorar. Si llora, entramos en la dinámica de cómo tratar los lloros.

         -Para que no muerda mobiliario: En este tipo de perros no suele haber problemas con esta cuestión. No suelen hacer destrozos significativos. De todos modos, siempre es recomendable dejarle cosas para jugar y morder, como huesos de cuero, pan duro o kongs, pelotas y juguetes de tamaño adecuado. Si le dejas calcetines o zapatillas viejas, seguramente muerdan también las nuevas. De todos modos, los cachorritos cambian la dentadura decidua por la definitiva alrededor de los 4-8 meses, por lo que necesitarán morder cosas para combatir el malestar. Si tienes mucho interés en que no muerda ciertas cosas, como los zócalos y los marcos de las puertas, es buena idea usar vics vaporubs, menta, limón o vinagre ANTES de que se le ocurra la idea de morderlos, no después. Eso sí, recuerda que tiene que tener siempre algo que morder. El comportamiento ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Si no tiene juguetes y no puede morder los zócalos, se las ingeniará para deshacerse de su frustración mordiendo cualquier otra cosa.

4-MANEJO

El manejo es la manipulación del cachorrito y la capacidad de aguante a ciertas posturas y manipulaciones desagradables. El ejemplo más claro es la administración de medicinas, el corte de uñas o que un desconocido coja en brazos al cachorro. Esto es muy importante para la convivencia del perrito. Si se acostumbra a todo este tipo de cosas, será mucho mejor para toda su vida, por lo que practicar esto en las fases tempranas es ideal.

Otra recomendación es llevarlo al veterinario solo para darle premios allí. Esto hará que ir al veterinario sea algo agradable. Si hay algún sitio que a tu perrito le resulte desagradable, haga esto antes de que se sienta peor.

Hemos trabajado bastante con estos cachorritos con posturas desagradables (cogerlo boca arriba y hacer que mantenga esa postura, cogerles de las patitas de atrás), les hemos cortado las uñas varias veces, los han cogido muchas personas, muchos niños… Este tipo de ejercicios hay que mantenerlos para que los perritos toleren y ganen paciencia con diferentes formas de trato.

5-QUÉ NORMAS USAR

Normas sencillas y ser consecuentes.

Eso es imprescindible a la hora de educar y manejar a un cachorrito. Maneja el medio para que el perro aprenda las normas que deben ser lógicas. Toda la familia tiene que estar de acuerdo. Si uno le deja al perrito subir al sofá y el otro no, el cachorro aprenderá a subir cuando los dueños no estén presentes. Por el contrario, si nunca prueba el sofá, no tiene por qué subir.

Da igual qué normas queramos poner al nuevo miembro de la familia, solo es necesario que seamos consecuentes y que lo tengamos claro desde el principio. Ahora mismo, estos cachorritos no disponen de muchas normas. Entre ellas está la de no morder fuerte, si se pone nervioso sobre ti, déjalo en el periódico, porque tendrán ganas de hacer pis, y se pueden quedar bastante tiempo sin humanos, ya que siguen con sus hermanitos. Conforme van creciendo se les va poniendo más límites, que puedan entender poco a poco, como, por ejemplo, sentarse tranquilos a esperar su comida o no saltarnos encima.

6-MIEDO, INSEGURIDAD, AGRESIVIDAD.

Los perritos de raza pequeña suelen tener problemas con la inseguridad, que desembocan en miedos y ladridos, llegando en casos extremos, a mordiscos.

Para trabajar la inseguridad, hay que entender el idioma de los perros e identificar los momentos en los que el animal está tenso, y actuar en consecuencia.

Imagina que se acerca un perro y tu cachorro se pone detrás de ti. Nunca lo obligues con la correa. Es más, ponte en medio para que tu cachorro vea que entiendes la situación y NUNCA lo cojas en brazos. Esto hará que el otro perro salte sobre ti y el tuyo se vea resguardado. Es muy probable que esto desemboque a que ladre a todos los perros. Si por cualquier razón tú no quieres que se relacione con un perro o te da miedo que los demás perros puedan hacerle algo, recuerda que los perros son animales sociales y es mejor que saluden a la mayoría de perros que se encuentren para no desarrollar problemas, pero igualmente puedes recurrir a los premios. Si te vas a encontrar con otro perro, cambia disimuladamente la correa al otro lado e incita a tu perrito con premios para que cambie de lado y deje de prestar atención al otro perro que viene. Evitarás el encuentro con el otro perro, y tu cachorro no habrá creado una relación desagradable con él y contigo. Los tirones en este momento también son desagradables, ya que pueden relacionar a todos los perros (o incluso a una raza concreta que AL DUEÑO le de miedo) con el tirón, y querer hacerlos desaparecer ladrándoles o gruñendo.

¿Cómo hacer que se acerque a otros perros? Habrá perros a los que salude, y habrá momentos en los que tu cachorro muestre confianza. Esos casos son los que hay que reforzar con premios.

Hay muchas situaciones parecidas a estas, y no puedo enumerarlas todas, porque dependen de la personalidad de cada uno de los cachorros, por eso es importante conocer el lenguaje canino. Las inseguridades que tienen los perritos se van salvando si les dejas ir a su ritmo, solucionando las cosas que les dan miedo, y premiando los pasos que dan hacia delante. Si no buscarán sus propias soluciones.

Por ejemplo, imagina un cachorrito que tiene miedo a los niños o no le gustan. Los cachorros son maleables. No le obligues con la correa. Haz que los niños se agachen de lado. Eso llamará la atención del perrito. Después haz que le ofrezcan un premio, y si el perro está a gusto y tranquilo, que lo toquen por debajo del morro, donde el cachorro pueda controlar la mano.  En cambio, si le obligas a solucionar el problema al completo, o no has sabido ver su miedo a los niños cuando el perrito ya ha tenido algunos malos encuentros, puede optar por ladrarles e incluso echar la boca, porque verá que esa opción hace que los niños se alejen. Habrá buscado una solución a su problema. Las dos son soluciones, pero la primera es la más adecuada.

Si una persona le tiene miedo al perro, PROHÍBELE tocarle. Esto se debe a un factor muy sencillo: los perros notan la inseguridad de una mano temblorosa que no confía en ellos, así que ellos tampoco confiarán. ¿Cómo te sientes tú si notas que alguien desconfía de ti de forma visible y exagerada? Los perros también sienten y piensan, y se sienten heridos. Esa desconfianza crea muy malos lazos. Si la persona que quiere tocar al perro quita la mano si el perro le mira, se mueve, o demás, es mejor que se ignoren mutuamente.

Para los miedos, es importante, más que trabajar el miedo en sí, trabajar la superación del susto. A esto se llama resiliencia. Esta es la capacidad de superar rápidamente los sustos. Si el perrito se asusta y lo coges en brazos y lo acariciamos mucho para calmarlo, el resultado es el contrario. Si te has puesto tan nervioso, no puede ser por algo bueno. Lo que es recomendable es reconfortar un poco al cachorro y ver cómo reacciona.

Para trabajar los miedos o ladridos hacia los ruidos, se trabaja enseñándole ruidos muy diferentes a lo largo de su infancia. A partir de los tres o cuatro meses es cuando empezarán a acongojarles los ruidos. Si para entonces no han escuchado petardos, pueden tener miedo hacia ellos.

4-ADIESTRAMIENTO

Hay tres conceptos que suelen confundirse entre sí: domar, educar y adiestrar.

Educar es hacer que el perrito se comporte bien en cualquier lado en cualquier circunstancia.

Adiestrarlo es hacer que entienda y obedezca unos comandos.

Para educar al perrito, ya hemos visto en el capítulo de comportamiento unas cuantas bases. Cuanta más gente lo toque, cuantos más animales vea (estos cachorros ya han estado con perros grandes, pequeños, con gatos, tortugas y gallinas), cuantos más sitios vean (algunos han estado acogidos con diferentes familias para la socialización), cuantos más sonidos escuchen (han estado en campo y ciudad, han viajado en coche, han ido al veterinario)… En definitiva, cuantas más cosas vivan y mejor les ayudes a enfrentarlas, mejor educado estará.

Para adiestrar a cualquier perrito lo mejor es decantarse por un adiestramiento en positivo.

Yo uso el clicker que es una herramienta que se basa totalmente en los premios. Consiste en premiar cada acercamiento al comportamiento que queremos. Por ejemplo, si le queremos enseñar a que se siente, le premiaremos cada vez que se siente, y después pondremos un comando verbal.

Es como lo que hemos visto en el apartado de los miedos, pero acoplándolo a una señal o palabra, haciendo relacionar un movimiento del cuerpo con un comando para recibir el premio. Son ejercicios divertidos que ayudan a crear lazos afectivos y a espolear la inteligencia del perrito.

Muchas gracias por leer estos apuntes y gracias adelantadas por cuidar y querer a su nuevo perrito.

¿Quieres conocer a nuestros perros?

Instagram: Canainat

Twitter: Canainat

Facebook: Tania Can

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s